Formación Profesional y realidad laboral

Publicado por rubén el 04 mayo 2018

La formación profesional reglada en sus diferentes grados, FP grado superior y Fp grado medio, se ha convertido en los últimos años, especialmente desde la crisis económica del 2008, en el pivote principal para capear la falta de formación de grandes capas de población que se habían lanzado al mercado laboral con una formación escasa al calor de la burbuja inmobiliario. Una época de vino y rosas.

Cuando la crisis económica mostró toda su crudeza, muchos trabajadores tanto jóvenes como no tan jóvenes se vieron abocados al paro. Con escasas expectativas de empleabilidad debido a la escasa formación y siendo su única posibilidad puestos de trabajo de baja cualificación. La realidad del mercado laboral español es que se trata de un mercado que solo se acerca a cifras de ocupación europeas cuando su economía está recalentada y sectores de muy baja productividad absorben grandes cantidades de recursos de la economía. Entre estos sectores se encuentra el sector servicios, pero especialmente la construcción. Que es el paradigma de un sector extensivo en mano de obra de baja cualificación.

formacion profesional

La Formación Profesional vino al rescate de muchos de estos trabajadores expulsados del mercado laboral que se vieron en la necesidad de reciclarse en algunos casos, en muchos otros simplemente de estudiar por primera vez en la vida. Los datos que pueden consultarse en el portal todofp.es son muy reveladores. El Estado potenció de forma inteligente la formación profesional tradicional así como las pruebas libres y los cursos online de formación profesional. Tanto grados superiores como la fp de grado medio.

La pregunta es que sucederá una vez la crisis se ha ido superando y el mercado laboral, sin llegar a la situación previa a la crisis, comienza a demandar más mano de obra. Sería claramente un error olvidar las lecciones aprendidas con la crisis económica. Es fundamental la formación. Tanto para los trabajadores como para el tejido productivo. Es evidente que el ecosistema económico español marca las posibilidades profesionales y reclama determinados perfiles de industrias tradicionalmente de bajo valor añadido. Entre ellas el turismo.

Sin embargo es evidente que eso tiene que cambiar. Se pueden buscar nichos de mercado que encajen en un alto valor añadido. El sector turístico y hostelero ha dado ejemplos de ellos. La apuesta por algo tan nuestro como es la cocina de calidad, ha generado toda una industria de restauración de lujo. Los estrella michelin tienen cocinero igual que cualquier otro bar, sin embargo la formación y el valor añadido que estos profesionales aportan no tienen nada que ver con el cocinero de un bar sin formación alguna. Lo mismo ha sucedido con lo viñedos. España tierra de vinos, finalmente ha comenzado a apostar por la creación de vinos de altísima calidad. Y eso a su vez reclama profesional altamente cualificados. Ese es el camino.

Esperemos no volver a abandonar el camino que hemos comenzado a marcar.

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>